Un collage a partir de retratos de un personaje y recortes de revistas, una selección de gifs pensados para la mente de otra persona, una colección de stories de Instagram… estos y otros formatos son los que pudimos explorar el pasado sábado en el taller de Narrativas Populares Contemporáneas que impartieron Lucas Tello y Pedro Jiménez, del colectivo ZEMOS98 ,en el Centro Cívico da Cidade Vella.

Ante un grupo de 20 participantes, los de ZEMOS98 explicaron el punto de partida del taller, que está en la concepción de la cultura mediática a partir de la remezcla de imaginarios populares y el hackeo de las narrativas mainstream. Pusieron ejemplos como el del cristo de Borja y la versión que hizo Cecilia Jiménez tratando de restaurarlo, o el caso de la Macarena, la canción popularizada por Los del Río que arrasó en todo el planeta con la versión electrónica hecha por Fangoria, y que está basada realmente en una canción popular (‘Trabajando en las minas del pan duro’) que a su vez es una adaptación de una marcha militar estadounidense (Semper Fidelis) perteneciente al dominio público. Tenéis la historia completa en la web del 13 festival ZEMOS98, que en 2011, a partir de la investigación sobre los orígenes de la canción, editó un volumen con 7 versiones de la Macarena hechas por artistas contemporáneos.

A continuación, y tras ver muchos ejemplos más de esta cultura del hackeo y la remezcla, abordaron los tipos de narrativas populares que tienen que ver con la memética y la viralidad, como los memes digitales y los gifs animados. Lucas Tello elaboró unha tipología de estos gifs, unidades mínimas de vídeo que se reproducen en bucle y que se usan con función comunicativa, para expresar emociones de manera humorística apropiándonos de fragmentos de vídeos domésticos, películas o programas de televisión.

Es importante, tal como explicaron, que los memes funcionan dentro de un contexto cultural común, a modo de chiste privado entre quien comparte referentes, por eso nos sería difícil desde aquí entender memes que se producen en África, por ejemplo, por carecer del mismo contexto cultural. A partir de esta idea la primera de las actividades propuestas a los participantes fue elegir un personaje conocido por todos para apropiarnos de su personalidad y “ser o su community manager por un día”. Por grupos se fueron creando varios personajes, desde Amancio Ortega hasta María Pita, y desde sus características, definida por los propios grupos, se contruyeron las distintas narrativas a lo largo del día.

La primera forma de hacerlo fue a través de memes analógicos, recortando frases y fotos de revistas y periódicos para adjudicárselos al personaje y con eso hacer un pequeño mural en el que María Pita, por ejemplo, tomaba personalidad como it-girl feminista. Luego tuvieron que escribir tuits usando gifs y hashtags que completasen el retrato digital de estas personas, y a continuación elaborar una serie de historias de Instagram que le diesen más cuerpo audiovisual a los personajes.

En resumen, una completa jornada jugando a deconstruir personajes, significantes y significados, trabajando con las manos y no solo con dispositivos digitales para ententer la mecánica de las nuevas narrativas populares más allá de la tecnología, pero aprendiendo también a usar mejor las distintas herramientas que nos permiten representar la realidad cada día en forma de stories, memes, gifs y lo próximo que venga.

Entradas recomendadas